Mujer verbo superlativo

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Mujer verbo superlativo
tigre enroscado en la serpiente de un mordisco

rodilla de huracán dando giros
con el puño apretado entre los labios

tan dolida de grisura

pájaro que se escurre como cera
tejiendo sus cimientos
con espiga de alcantarilla y oro

te temen los perros cuando ladras

se esgrimen con estiletes las empuñaduras
de tus espadas y las costillas de tus relámpagos

se peinan tus muñecas en las nucas
detrás del beso

vientre de mar en las aceras de los fuegos
corte vertical al monóculo del sol
piedra longitudinal extendida en los hombros,
al norte del crucifijo del mundo

mujer sangre constelar en la neblina
mancha de cisne en el desierto
canto de luciérnaga en las pestañas de los ciegos
milenio de uñas en tus dientes
surco de molinos de viento y quijotes
cáncer en la tinta de Ovidio

de donde partió el hilo de tu cuerpo al confeccionarte

quiero besar a esa célula

Anuncios

Muere un tigre en la tarde

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Muere un tigre en la tarde 2
Muere un tigre en la tarde
pone su luto en las yemas de las letrinas,
la inútil matemática, el impuesto beso-perro

sin duda el buitre sabe de muerte,
mucho más que el hombre

sus garras de abedul en el último cobre crudo
cuando riman sus uñas con la luna,
cuando su pluma se enreda con la falda de la momia

el sol es un falo mirándonos de frente
con su monóculo enterrado en el gran foco
las nubes se cierran como piernas de niña
y todo es silencio de llanto

mañana un nuevo gato morderá sus ojos con los dientes

Entre tu corazón y tu risa

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Entre tu corazón y tu risa
Una mujer circula
ondeando su vestido
blanco en las aceras

Mérida es un pañuelo
de sordina
que bosteza
entre las rocas
de sal y brisa

una luciérnaga
en los pororos
de su piel
ilumina el día

el sol es una baldosa
de hielo taciturna
por tus ojos de medusa

las miradas de la tarde
son plumas enterradas
en los pajaros de tus sombras

Y en cada paso
liberas codornices
que en su vuelo
reparten estelas
de vino y papelillo
de oro

eres tan hermosa
que el día parpadea
en flashazos de sombras

el redondo de tus curvas
invoca la astrología
de Palenque

y viejos mayas emergen
como herbaje de los alcantarillados
una serpiente emplumada
se enreda entre tus dedos de los pies

tus maletas están llenas de arrecifes

podría morir abrazado de tus sabanas
entre tu corazón y tu risa

El rojo sangre Dublín

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
El rojo de la tarde en Dublín

Salen los irlandeses muy borrachos de las calles
se tambalean dando cortos pasos erradizos
su pelo es del rojo de la tarde

se desengancha de sus ropas un olor a semen, cebada y colonia
algunos bajo el brazo llevan diarios de deportes
otros pelean en la esquina del temple bar

hay un par que abanican nudillos en el aire
después en el abrazo agotados se enfurecen
acercan sus rostros y chocan sus labios
se agarran suave la nuca con la mano que antes quería
golpearlos

muy cortas las faldas de sus mujeres

sus piernas son de un blanco ensordecedor
como el contorno de una nube a medio día
el carmín chorrea por sus cabellos
como serpientes de fuego

la sangre se evapora con el tímido sol de la mañana
para mojar después los campos de alfalfa