Las ciudades Quiromancia

las-ciudades-quiromancia

Dublín 2013

La percepción de lo diverso de los pájaros,
También de la matemática en la palma de la mano,
Las avenidas de las ciudades quiromancia,
Los cielos vespertinos de palomas cagando parabrisas;
Los ciegos tienen los ojos en las palmas
-Dije mientras acariciaba en braille tu rostro-
Con mis dedos tuertos suaves e instintivos.
Tú pusiste un beso en mi boca haciendo
Vibrar todas mis plumas como a un erizo.
-Cuando decimos aves los resumimos a pájaros-.
Pájaro es una palabra de fijación poética.
¿Pero qué ave se nos viene a los ojos cerrados?
(Ninguna más que sus alas).

Siento pena por las aves que tienen alas pero
No terminan por despegar (como las gallinas).
Pena porque en las alas leen el braille del viento.
Así también hay enamorados que no levitan.
El equipaje en su alma se ancla y su despegar es ridículo
Así las gallinas y así yo también siempre.

Amarse es también desatornillar las alas
Levitar entre los lingotes de éter sin escafandra,
Perder los brazos, mostrar los muñones desnudos
Convertirse en Miserables mancos/invidentes
Arrojados al mundo como perros a la autopista

Amar es vaciarse los bolsillos ante unos dedos
Fingiendo una pistola
Volar no es solo extender las alas
Y abrazar el viento.

Anuncios

Hasta de la basura el señor puede sacar un hombre

hasta-de-la-basura-el-senor-puede-sacar-un-hombre

Debajo de las sillas, la mesa, la cocina
la cama, el lava trastes los sillones
hay polvo y marañas de pelo.

Satélites de hilo de animales
ropa y mujeres unidos levitando como hojas.
Se forman granjas de alambres de cardo
que en el silencio van de una sitio a otro
en manadas imitando los viejos westerns.
Pelotas de vida que actúan como lobos.

Vino una muchacha a barrer debajo de las cosas.
Todo lo junta en un rincón
formando un enorme continente
de partes amputadas.
Así el vello púbico de alguien
se adhiere a una cana que a su vez
se abraza con un hilo cortado
y yo lo miro…
no puedo dejar de mirarlo…
en la ensoñación de un colibrí.

Si me dieran a escoger
prefiero no limpiar las cosas.
De niño les otorgaba vida
y hasta cierto poder de discernimiento
a esos seres que transitan
por las avenidas de los mosaicos.
Casi ingrávidos como cuerpos celestes.
¿Acaso no tienen parte de mi ADN
de los cabellos que aporto?

En el baño los mismos entes
han sido pisoteados por las huellas
del agua.
El agua y el viento no se llevan
¿O acaso los submarinos usan velas
para navegar?
Tristes se adhieren a los azulejos
exponiendo su cadáver impudrible
a la muchacha que los recolecta
(es su trabajo).

El cura de la primaria parafraseaba
constantemente  -Hasta la basura el señor
puede sacar un hombre-

Aun Anti clérigo sus palabras me retumban
Hay cadáveres de hace tres mil años
Que les sobrevive parte del cabello

La muchacha se retira con bolsas
repletas de suciedad.
nadie reclamara las piezas perdidas
de sus cuerpos en mi puerta,
no hay funerales para piezas
tan diminutas.

En tres mil años
sería un honor ser
la basura que habita
debajo de los muebles.

nudo de brazos

nudo-de-brazos

amo las mañanas salvajes
donde libero traviesamente tu pelo
como redimiendo la majada de un ganado

las miradas modorras
entreabiertas con lagañas
y el tirante de encaje caído

la cama echa una playa pública
tu boca envuelta en maraña de pelo
y un suave olor a sudor
perfume y vinagre

los pechos bajo un blusón
se reparten a sus anchas
como lagos en la tormenta

solo un nudo de brazos nos unen,
así se calienta la guerra fría de los sexos

Soy Jack London mordiendo un barco pirata

soy-jack-london-mordiendo-un-barco-pirata

Soy de signo perro chino,
mi canto de ladrido
es un susurro
en la muralla
de edificios.

Voz de los espejismos
y de los fantasmas.
Pluma de colmillo
que agujera la hoja.

Te he mordido dios
me has mordido
un empate en la guerra
no es un armisticio.

Algunos se hicieron uno con la autopista.
Aquellos palidecieron de ansia
otros después del huracán
vivieron un azul cautiverio.

Otros en la plétora de la carne
palidecieron de bostezos.

Pero yo sigo aquí sosegado
frente a una página vacía
levitando los signos con la pata
arrullando mi aullido con los gatos.

Te he mordido Jesús me has mordido.
Un empate en la pelea no es una tregua.

Esta mañana la dieta forzosa
despertó mi heterónomo homicida,
mordí a un perro vecino
luego me tiré en la guarnición
simulando indiferencia.

Soy Jack London mordiendo un barco pirata,
soy los perros que se afelpan en las rodillas de la noche