Sin duda he dejado algunas cosas a medias

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
sin duda he dejado algunas cosas a medias

sin duda he dejado algunas cosas a medias
una espalda desnuda a medio graznado abierto
en la espina de la noche, en el último filo

una estrofa sin lubricante en un tímpano
de una hembra que amaba,
me sentí un Neruda infante
sentado en una estatua de colibrí
alzando vuelo rumbo al piso

el carbón en la cesta del sandio diamante,
las mariposas en la hendedura de la bragueta,
la biblia bajo el brazo de un verdugo

olvide preguntarle algunas cosas al nigromante
y otras a los científicos y a los saltimbanquis, y ya me olvidé
que me había olvidado de olvidar
las preguntas,

un tubo de oleo en el bolsillo
de la camisa de fuerza de manga corta,

un trozo de mar en el congelador
supongo que ha caducado,

una flecha en tu paladar
cuando tomaste con tus pechos mis manos,

recoger mis lunares de tu garganta,
los puse ahí un día que usaste herramientas
para besarme, si los sudas quédatelos,

olvide mis dientes en tu mano
y ahora veo,
te has hecho un collar que detalle,

olvide una camiseta del América
en algún estadio,
la vieron los rivales en el piso,
seguro la lavaron con cariño,
caricia y suavizante,

olvide algunas cervezas a medias favor
de juntarme una ciénaga
donde bailar desnudo y borracho

olvidé cualesquiera novias en los parques,
algunas tuvieron el descaro
de amarme un poquito
otras más románticas me odiaron,

las recuerdo detenidas como pájaros
en el falo que se asoma del árbol
y de repente todo fue alas, vientre y plumas,
eco y silencio

somos agua, charco de semen en el ladrillo
y una uña con trozos de amor bajo sus cuchillos,
nuestro cuerpo es el ataúd de nuestras almas,
lata de hormigón para los buitres.

Anuncios

Detrás del murmullo de las aves me faltas

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Detrás del murmullo de las aves me faltas
detrás del murmullo de las aves me faltas,
en el pequeño espacio cóncavo del silencio
donde cabe una mínima palabra
entre dientes,
el hueco mide unas cuatro
letras cubicas

ahí donde la mañana es un pezón que se asoma
y el hígado se conecta a la pluma,
y el café en mi mano, me faltas

también en el estallido al breve inicio de la tarde,
con el corsé de las nubes apretando mi mirada de gato,
y el calor humeante en la cicatriz del mundo llamada hombre
también me faltas

en la mínima idea de un beso,
en el simple respirar de unos labios ajenos,
me faltas

bajo el adoquín del sismo
donde irán a bailar nuestros coros de lágrimas,
y las plumas de yeguas detrás de los disfraces,

me faltas en los pulmones de hiedra en los cigarros,
o en la roca que extendió sus alas a la noche
para aterrizar en algún cráneo,
me faltas en la muerte, también me faltas

cuando naufrago en la botella
y los barcos de hielo me aplastan contra el piso,
me faltas en el maniquí, que cuando es mujer
resulta una estúpida ecuación matemática

te extraño ahí donde el apodo coincide con el nombre
donde camión es camión, y la lluvia agua

bajo los guantes en las uñas donde
ya todo se ha rasgado
me faltas

La nave de lágrima

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
La nave de lágrima
¿Vieron la mar?
detrás del horizonte hay una roca echa lagrima
vean el gran vaso de agua, vean el charco
vean la tranquila plañidera de continuos bostezos
de espuma blanca

el aire trajo de vuelta una isla donde trotaban los pájaros
desde aquí la vemos, desde donde nos paramos
se ve la nave de lagrima

el asesino también es noble y duerme,
da placer verlo tomar sus rodillas con las manos
como un chiquillo

se hartó el simio de anidar en las sombras
y le pidió a los dioses un piedra
para sembrar sus banderas
y nació el continente

los veleros del mar están escondidos detrás del aire,
millones de gotas jaladas por sirenas, algunas con alas
porque así evolucionaron

pero los hombres quieren sumergirlo todo
la canción, el foco, la angustia.
Y después abrir un agujero en el charco
para desprender lingotes de oro negro
de los arboles

algún día también el hombre será dinosaurio,
y el unicornio poliglota
buscará nuestros restos bajo la alfombra
para convertirnos en gafas de sol, telescopios
bastones para cojos, biblias, neumáticos

1945

Mira el video de este poema: http://youtu.be/ElWLuoR2v9Q
Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
1945
en el cielo una colmena de aviones
patrulla, la guerra ha terminado

Hitler y su oligofrénica bala
que bajo su pulgar apuntando al piso,
todo lo inventó adoquín de velorio

Alemania ahora es su traje de madera
y sus sabanas la tierra,
el gran engrane ha perdido los dientes
y la música en los discos
es el canto de las sirenas

la cara de una neumático blindado en nuestras suelas,
porque la guerra también llego al espacio,
¿de qué bando seria la luna?

un pezón judío perdido entre miles
de kilómetros cuadrados de piel y cabello moribundo,
otros millones se hicieron nube negra y polvo

en su vida sabática dios pidió vacaciones

en medio de un oasis nadamos en una mar de arena,
la suerte de una moneda en el aire
se apagan los soldados,
el niño despierta y enciende las maquinas
de costura y coches

La gran mirada católica

Mira el video de este poema: http://youtu.be/dOhdHRAI7xs
Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
La gran mirada católica

La gran mirada católica es distinta,
sumergida en su triangular pupila negra,
nadando en un pequeño charco
de cenizas secas,
lo que alguna vez se le llamo continente

como un dedo que se incrusta en el ombligo
y mira hacia dentro para desviar la vista,
para no tocar otra carne si no la piedra

por qué el arrecife es húmedo y seductor
¡hay que pisarlo!.

Los últimos templos son en realidad armazones viejos
de un enorme tubo repartidos por el mundo

pero el túnel unido es en realidad una caverna,
y en sus paredes solo hay tinta de eco
unidas por cuerdas mudas de guitarra
y tornillos de cáncer camuflado

el católico vive sorprendido,
la vergüenza les camina en la columna
hasta truncar la pulsión de los intestinos
y ahogarse en su propia mierda

a veces a escondidas
ponen la uña más abajo para perderse
bajo el manto en el clítoris de sus santas

ahí donde el agujero negro
se ha tragado a sí mismo.

Y sus flores como hienas
adornan tristes nuestras plazas,
y con su golpe de luz de cataclismo
observan a ciegas

y su ruido de quijada invalida
en la entrepierna
le sonríe a los niños

los mas grandecitos
se rompen en el grito de los pájaros,
se barnizan de ilesos y salen a silenciarse
bajo las faldas de los curas
de nuevo

un sombrero de avena negra
tapa sus dulces cráneos
y sonríen.

Hoy el eclipse de medulas se ha roto,
corazón y páncreas desafilaron los cuchillos
por tanto crimen inquisitorial
y ya nadie desangra frente a las guillotinas

hoy son una esponja que gira
hoy, son un perro en silla de ruedas