Vasco da Gama

vasco-da-gama
Miro un vaso detenidamente
Es un puño de vidrio que contiene mis ojos.
A continuación escribo en una servilleta humedecida
La siguiente enumeración:

El mundo es una gota de agua en una mesa,
minúsculo dardo en el vientre de un cerdo,
esperma que da giros para fecundarse.

Las enumeraciones siempre son aburridas.

Si fuera minúsculo moriría entre los hielos
Mirando detrás de los icebergs
Y hasta el tuétano de mi muerte lo hincharía de agua.
De ser minúsculo mi perro me perseguiría con sus garras
Un vaho de insecticida quemaría mi garganta
Evitaría toparme ejércitos de hormigas de colores opuestos.

Pero alguna vez fui minúsculo
Y sorteé a millones de espermas para penetrar un ovulo.
¿En que limbo naufragó el alma de mis compañeros caídos en esa batalla?
¿A dónde puedo ir vocear sus nombres?

En esa probabilidad de millones
Alguno debió llamarse Pablo, otro Benjamín, otro Parménides,
Centauro, Poncio, Píndaro, Alfredo.
Jonathan, Cassius Clay, Vasco da Gama,
Jesucristo, Francisco Franco, Rasputín.
Las enumeraciones siempre son aburridas
Incluso para nombrar a los muertos.

El pudor de llorar

el-pudor-de-llorar
En la radio roja de la media tarde
El locutor habla de un ladrón.
Minutos antes había robado
A mano armada un Banamex

Puse un disco de Bob Dylan y la voz
Del locutor se ahogó entre las armónicas

Oh, where have you been, my blue-eyed son?
And where have you been my darling young one?

Entre el semáforo y el sol recalcitrante.
Las aguas de metal en los ríos de asfalto.
Vi a unos niños jugando a los aviones con piedras.
Las alas eran orejas de hormigón asimétricas.
Su madre pedía limosna cubierta por un sarape verde y morado

Regresé más tarde de una tienda de juguetes
Con dos hermosos aviones con proyectiles.
Se los entregué a la madre y ella
A los niños en las manos.

Sonrieron dejando las piedras en el piso

Los ojos se me hicieron charcos
Y los escondí detrás de los lentes oscuros

El pudor de llorar
Somos agua contenida
Un océano rojo dentro de un vaso de madera
Polos que nunca deben encontrar sus bocas

Hay que mantener los aretes de oro fino
En nuestros lóbulos de Taiwán
Y esconder los ojos que lloran
Como se esconden los pezones.

Tener la hipoteca al día
Extirpar las muelas del juicio
Cambiar las bujías del coche cada seis meses
La radio roja no tiene pudor
La sangre nunca está desnuda
Está bien mirar un hombre destriparse
Mientras no exhiba sus genitales

Los niños huicholes alzaron los brazos
Sosteniendo los aviones en el aire.
Dos helicópteros reales los rodean
En un error de perspectiva.

El ladrón del banco huye
A apenas dos cuadras.
Corre con el dinero de un millón de aviones
Que harían sonreír a un millón de niños.

Medio súper hombre

Medio súper hombre
Nietzsche mató mal a dios.
Le dio con un remo en la cabeza
Y al perderlo
Navegó en círculos la humanidad el lago.

Dejo una peste de cadáver medio vivo y medio fantasma.
Los quejidos de un dios que agoniza son colosales.
Una nube negra de tristeza nihilista es el luto.
Luego la lluvia acida baña los templos vacíos,
Las bibliotecas vacías.
Hay biblias de creyentes que nunca se abrieron.
Porque Nietzsche mato mal a dios.
Medio filósofo y medio súper hombre.

palabras de un pescado

palabras de un pescado
Agua pasa por mi casa rdiente de mi corazón…

Absorta de mí tus poros son mis huellas
Lontananzas de cardo que giran hasta mi boca
Con el arco en mis pies de aleta de bagre
Piso el agua marina de tus huecos

Soy un pescado que parpadea un siglo al instante
Mi dios una cola persiguiendo a su perro de cera
Te entrego el corazón con mis manos hecho un puño
Huyendo contigo de mi hasta no encontrarnos

Agua pasa por mi casa rdiente de mis venas

¿Qué otra razón de una pecera me dices es el mundo?
Si es el atajo al acuario el universo de tus ojos
Que haciendo constelación a tu ombligo y pezones
Guían este naufragio embotellado
Junto al motor en coma de una paloma mensajera

Curiosidad de muerte

Curiosidad de muerte
Mi perro recibe a besos al de la renta,
Al vecino con sus rencillas estúpidas,
Al cartero, a la ex novia y a otras mujeres,
Al hipócrita que viene a llenarme de lisonjas,
Al fontanero, al cartero, a los Testigos de Jehová.,

Besa la pantalla de un documental
del ordenador justo cuando Hitler extiende su brazo,
Besa la ropa sucia, la ropa limpia,
Besa las manchas de caramelo y las de hígado
podrido en el suelo., besa el desodorante, los charcos, el frío.,
Igual le da la sal del sudor que la de la lágrima,
Es un verdadero catador del mundo,
Un monumento a la tolerancia,
Todo él un hocico como el complejo oral de un remolino,
Una babosa peluda con una curiosidad de muerte.
El mundo pasa por su boca imprimiéndole una sabiduría inútil
Como la que busca el artista

Mi mano la no derecha

Mi mano la no derecha
Una muchacha decía que mi mano izquierda era juguetona
Como un ambidiestro ratón que deposita su ansia en los rincones
Ella lo sabía., mi mano izquierda no es media caricia
Es un arete de carne que esconde en su guante un rose de seda
Una munición trigueña siempre cargada de mis palpitaciones
Con punta afilada para la expansión de su temperatura alta

La ausencia de mi mano izquierda no es un no aplauso por ejemplo
Su cautividad no es la de un guardameta en la banca
Sostiene la tercera mano que santigua los niños
Mi mano izquierda es un monaguillo beatificado

La otra imagen del espejo que se equivoca, es decir la humana
La derecha es la prima rebelde que muestra las nalgas detrás de la falda carmelita
Pero en la izquierda cuelga de mi brazo una cortesía errante
Saluda de mano a un seno derecho, no vota, no limpia el culo

Perro dando círculos

Perro dando círculos
Siempre miré a la política con ternura
como a la ingenuidad de un niño.

Todos los niños son estúpidos
hasta que el tiempo los va condecorando.

Cuando escucho el discurso del presidente
no puedo evitar imaginar a un perro dando círculos
persiguiendo su cola