Limaduras 5

Limaduras 5

Mira el viento golpear el bosque

Los arboles tienen alas

 

Planean desde la tierra con su motor

Abrazado a las raíces

 

A cada segundo el planeta avanza

Nunca estamos en el mismo punto

 

Las hojas de otoño son mariposas

Liberadas de sus puños

 

El mar es un vaso que a cada

Instante cambia de mano

 

Hay cuerpos que profundizan la muerte

Desde un cadáver enterrado que se mueve

 

Las rocas se mueven, el silencio

Emerge desde los recovecos de la locura

 

Un árbol es un poro abierto que palpita

Cargando su sombra con las manos al andar

 

Seguimos recorriéndonos aun en la fila estática

Las estatuas cambian de posición por el cansancio

 

Los espejos son ventanas por donde vemos

Correr el universo

 

Aguas de cristal que nos repiten

Con una simetría enferma

 

Justamente ahora acabo este poema

Y estoy tan lejos de hace dos minutos

 

 

Anuncios

Mi perro

MI PERRO

Mi perro no es muy brillante

No tiene una raza definida

No vale un dólar.

No tiene olfato de pastor alemán

No sabe pelear

Sufre de astigmatismo

 

Es un criollo de unas 22

Razas conjuntas;

Como un continente

Violado por múltiples imperios.

El pelo que suelta es abundante

Como aserrín

Como queriendo habitar

Cada centímetro cuadrado de la casa

 

No obedece y nunca fue adiestrado

 

Bebe del inodoro, de la pasta de dientes

Que cae del lavabo,

De la orina de otros perros

 

Es alargado y feo como un caimán

Chaparro y negro como un mono de montaña

 

Le gruñe a los niños y a las pelotas

A las patinetas y a los adultos mayores

A todo aquel que lo acaricia por encima de las orejas

 

Es violento con otros perros

Sobre todo con los que lo rebasan

En tamaño y peso

 

 

Orina en espacios cerrados

No corre hacia mí con ferviente

Amor cuando no me ha visto en horas,

Muerde la mano de quien le da de comer

Es un perro que podría comer a otro perro

 

Destroza cables, botones, patas de mesas

Manijas de ventanillas, peluches, asientos

Baldosas

 

Su hocico es un agujero negro

Por el cual entran los objetos

Y aparecen deformados

O amanecen en dimensiones ocultas

 

Pero sabe escuchar

Ya nadie sabe escuchar.

Se sienta a mi lado cuando leo

Algunos de mis intratables textos verborreicos

 

Si no hay mucho dinero, come lo que le doy

Y lo disfruta

 

Su color es negro

Y también su alma es la de un gato negro

Con la inmanencia de la mala suerte

Tatuada en su plumaje

Como la muerte en las alas de un cuervo

Los ojos de los caribeños

Los ojos de los caribeños

Mis ojos dos noches

mirando a la tarde a los ojos

 

Los ojos de los caribeños

son ojos claros

 

Algunos hombres muy negros

pero de ojos claros

 

Una ciudad grisácea

que se desmigaja

pero de ojos claros

 

Y lo negro de las nubes

y lo negro de mi pelo

destinados a mojarla

Vine a La Habana

vine a la habana

Vine a La Habana

a escribir un poema

 

vine a colarme por sus

calles como la lluvia

 

a decirle

 

que ya no hay barco

que venga a salvarnos

 

que ya no hay nube

que contenga nuestras

lagrimas

 

que sus murallas son la memoria

de un himen

que ya hace mucho

perdió las costuras

 

vine a llorarle espejos

a tus aguas cristalinas

 

a arrojarle mis dos ojos

de vidrio

 

a evaporar los vasos de ron

con un trocito de sol

que tengo como alma

 

vine a hacerme uno contigo

Capablanca

Capablanca

Vamos flotando sobre las nubes

De la mano de un viento de ceniza

Subidos en un alfil que levita sobre la costa

 

Sobre las casillas azules

De las pupilas del mundo

 

El mar es un monumento a las lágrimas

El tablero de ajedrez de Capablanca

Cuba es una isla de sangre geométrica

 

Arriba en el avión

Somos las células de un pájaro de metal

En lo profundo de su alma disecada

Yo soy un pájaro con fobia a los aeropuertos

 

De repente se asoma La Habana

Desde arriba es una muchacha con piel de cantera

Lo desvencijado del rojo de sus tejas es la memoria

de sus heridas abiertas

 

La Habana es una muchacha

Una plañidera que ha visto agotada

Su tristeza en el mar

 

Y yo vengo a visitarte Habana

Vengo a ponerte una flor en el vientre

 

No tengo pan ni billetes

 

Traigo un poema inservible como un beso

Para mancharte de saliva

El esternón y las piernas

 

Ya sorteé las aduanas mexicanas

Ya coloqué un altar santero en la caja

Negra de mi avión de ida

 

 

Ahora vamos aterrizando

 

 

Sobre las líneas que marcan la quiromancia

De tu destino

No caímos como peones

Capablanca nos trajo invictos

Como tu ternura

V

v

te me cuelas ligera

como agua

paso a paso

gota a gota

 

como telar de lluvia

andando por mis dedos

 

tejiendo un ritmo

aletargado de poros

que se erizan,

de espuma de puertos

en los labios

 

de arena que huye

en nuestros oídos

 

de polos que se miran

a los ojos,

ojos fríos en aquelarres

a la altura de los trópicos

 

así te voy bordando

los patrones

 

mis patrones

 

de mis huellas digitales,

de las llagas de mis labios

heridos de muerte

 

del cadáver de las

uñas que aún no me fueron amputadas

 

del surco de mis

incisivos punzantes

 

del ritmo de un corazón

sonrojado por la marea roja

de tus piernas