Capuletos y Montescos

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9

Capuletos y Montescos

Los ríos hacen patria en las esquinas
donairosos encandilan dedos en los zapatos

los mares enredan sus torniquetes
con cabello humano

lagrima y orina juntan sus lenguas
entre el muro dondiego y el vidrio de la sastrería
el seven-eleven, la cantina, el escusado

los romeos son huevones estacas de bronce
y se hacen humareda con cola de sabaco
para morir finalmente en un charco ahogados

sus palmas se han sembrado en los celulares
evitan la mirada de sus mujeres

la gente
se asoma en los espejuelos de sus teléfonos
asomando sus ojos en la ventana color del eco
con la palabra que parte del parpadeo
muriendo dos pulgadas más tarde

para llenarse los pulmones
con el alma que se fugó
con su aliento
en cuerpo de neblina de cigarro y alpargatas

Hoy Salí a la calle y traía esos ojos de hombre que ha perdido a una mujer

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Hoy Salí a la calle y traía esos ojos de hombre

Hoy Salí a la calle y traía esos ojos de hombre
que ha perdido a una mujer

es un vano infinito en la mirada
un remanso en el rio con pisadas de lágrimas estancadas
un pájaro en la noche con la piel del espacio

del otro lado del espejo hay un tipo que me mira
detrás del vidrio hay un país empañado
me conformo con la pared de tu pelo
en el cristal para tener cadáver y lloriquearle

cruzo mi mano en aquel cuarto infinito
rasguñando ladrillos, peces, arcoíris
hasta volverme manco

Miradas de hombres robustos

Miradas de hombres robustos

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9

Tiende el sombrero la dama
en la silla inmediata a su rostro violeta

se sienta rodeada de miradas de hombres robustos.

La pijama de la luna se transparenta en sus ojos
un trozo de mar le cuelga bajo el cuello

Le llevan un pequeño vaso relleno de hierbas y vino
lo bebe con guantes de nube blanca.

Espera a alguien apoyada en el mantel
con todo ese cabello negro desangrando por sus hombros.

El silencio pasa su antídoto de largo

los ojos de los hombres deambulan

el perfume derrama por los tobillos de la dama
entre el circo de los gatos en las braguetas

su esternón parece eterno
sus pechos bajan tapando con las manos
del vestido negro la mariposa anidando en sus pezones
y sonríe…

Amordazador de cicindelas

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Amordazador de cicindelas

Soy un amordazador de cicindelas.

Soy caries herido resbalando por las faldas de un cerro.

Soy enumerador competitivo de constelaciones.

Soy constructor de surcos industriales con yeguas en la luna.

Soy himen de concreto en las manos de una larva.

Soy mejillón que fornica con un ajo.

Soy banco de hayuco para juglares de corta estatura.

Soy charco de lágrimas naufragando en el mediterráneo.

Soy estornudo de risa en el velorio.

Soy nudo de garganta en la plañidera.

Soy hormiga incendiada jalando un lingote de sol.

Soy uña de lima que rasca los barrotes en la cárcel.

Soy una semilla de un verbo sembrada en los maizales.

Soy biblia que detiene los pies en la silla de la orca.

Soy carnada de lagarto vacacionando en la fuente de Monteoliveto.

Soy lamprea dando giros entre niños.

Soy migaja de arrecife con saliva de agua del caribe.

Soy un kilo de galeón en el mercado.

Soy un resorte que amortigua la caída del mundo.

Estoy hecho del material del Saturno
no hay refacciones disponibles para mis ojos.

Los perros

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9

los perros

Viaja una saeta por los aires
Entre los gatos y las nubes ronronea
Con ruta a la pupila del capellán y del pasante de humano

Los cuchillos sembrados en el cielo
Afilan su única uña

En el impacto un nudo de piedras golpea los rostros
Se abre un cráter en la hierba de hormigón
Nace un mejor mundo gobernado
Por los perros…