betula alleghaniensis

betula-alleghaniensis

Se les contrató para desmontar un abedul
-betula alleghaniensis para los botánicos-
reluciente en medio de un patio de maniobras
de una fábrica sin sentido que fabrica naderías.

Burlones y mecánicos como la respuesta de un eco
armados de sierras eléctricas y un transistor con música
nico se les adelantó para hablar con el poderoso árbol
y entre susurros le vaticinó la muerte
se hincó poniendo su mano de guitarrista en la base
el resto se rio de él como de quien pierde el sentido.

Se treparon de en medió y empezaron a amputarlo
largas ramas gruesas caían como piedras
en un error un hombre perdió un brazo
y casi de inmediato a otro le cayó encima un trozo
el árbol se defendía pensó Nico.

Cercenado en parte seguía en pie
rodeado de hombres vencidos y gotas de sangre.
Dos ambulancias se llevaron a los heridos
Nico las miró alejarse intacto, inocente como una selva.
Al día siguiente regresaron para terminar el trabajo.

Jugar a matarnos

jugar-a-matarnos

bagre nadando bajo tu falda
viaje de dedos de gabarra
la ligera vara de tu risa agreste
la pasión es un feliz enfado

te ahogo en el salitre de mis ojos
de tanto mirarte te desgasto,
mis carabelas a tus continentes
les fundan ciudades de agua

haciendo ochos en tus mares
como un falso naufragio
barco con chaleco salva vidas
que otra cosa es el sexo
sino jugar a matarnos

los guantes de mis tendones
te pertenecen en puño y palma
caricias que te siguen como perros
apagas la luz y te persiguen en braille

-a lo lejos oigo tus palpitaciones-
intercambiemos el corazón
para ver quién es el que ama

Los sonidos del universo

los-sonidos-del-universo

Yo viaje en el vacío con el silencio a todo volumen.
En Internet existen audios para oír el ruido del espacio.
La nasa grabó sonidos de júpiter con una sonda,
el resultado son los susurros de millones de fantasmas
aullando como lobos.
Espero que ahí este mi padre
dando su perorata de geranios rojos y coches antiguos.
Y digo Júpiter por decir algún lugar del universo.

El sonido de Miranda es diferente, como si
miles de sirenas respiraran a través de inmensos
tubos de latón.

El ruido de Neptuno es un metro que arriba
en el subterráneo.
Los anillos de Urano parecen
un Do sostenido sempiternamente.
Saturno un viento que silva un huracán.
La luna es insonora como el corazón de una montaña.

Hoy paseando con mi perro me sorprendió
ver en un hueco entre los edificios
una casa donde se decía había un fantasma.
Fue arrancada desde sus raíces como una muela.
Solo había tierra y maquinas durmiendo.

La noche y la calle no daban sonido alguno
pero las ventanas del edificio ausente
se abrieron para mí
y después se cerraron de golpe.
Giré la mano donde antes estuvo una manija
entro para saludar solemnemente al fantasma;
-buenas noches-

Pobre del fantasma que merodeaba en su interior
ahora que su casa también es un aliento.

Espero mi padre merodee en sitios
que no puedan ser derruidos,
lo tengo en mi corazón
pero mi corazón un día será arrancado
de raíz como una muela.

Ojalá mi padre esté en júpiter
gritándole a una sonda de la NASA
su perorata de geranios rojos y coches antiguos.