Y tus labios como espadas

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
y tus labios como espadas
Cristales hundidos en un beso oculto,
Mordiendo tus dientes
Con arrecifes y acantilados

Tus ventanas
Muestran los barcos hundidos
En tu boca

Anclados a tu garganta
Poniendo el rostro de costado
Para evitar la marea roja

Tus labios alfileres, la noche rasgando
El surco de la luna que ilumina
Calles y azoteas

Carne de cañón flamable

Plumas de tinta-sangre
Que escriben manuscritos
En la heridas aún abiertas
Del alma…

Las rocas con dirección a nuestros dientes

Sígueme en Facebook http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Las rocas con dirección a nuestros dientes
En medio de la selva

En el silencio cruel de la última agonía
Un verde talismán de un trébol de mil hojas
Asoma las pupilas húmedas entre el pasto

Las golondrinas jalan la tierra
Con las cuerdas amarradas a sus plumas
Rumbo a su largo nido que toca el hígado del mundo

Caldo hirviente con huesos de tiranosaurios
Friéndose en el sótano de un fondo infinito

El tapiz de verde y frutos se mezcla con el bagre de las nubes
Que bajan a besar los labios de la hierba

Todos cegados hablamos con rumores susurrantes
Con las lenguas pegadas a los besos de las botellas

Algunos caballos árabes andan sueltos
Bordeando la zanja que divide el camino con escamas y barro
Del filoso precipicio inclinado

Los campesinos rodean las cruces sembradas en las orillas,
Palos con memorias de muertes desocultadas
Grabadas con hermosos apellidos huastecos…

El gorgoteo de la selva es continuo
Su palpitar retumba en nuestros oídos

Su marcapasos tiene tambores con estallidos hídricos…

Los tecolotes sorben los restos que pierden verdor.

En una camioneta americana
Ladronera verde que se confunde con las ramas
Unos cuantos desquiciados cantan a coro con los micos
Embrutecidos por el licor y el jabón de la niebla en los ojos

De pronto se rompen los huesos del camino
Y todas las llantas se esguinsan

Las brujas pisan el acelerador de las rocas
Con dirección a nuestros dientes

Un hombre abre la puerta rodando
Entre maleza y rocas y besa en los labios al polvo
Barnizando con sangre el surco de los burros

El resto sentimos despegar las llantas del suelo
Vimos la calva del bosque desde la azotea del mundo
Vimos las raíces del culo extenderse hasta los ríos

En el aire nos reconocimos, nos vimos a los ojos
Con nuestros niños, nadamos en las placentas
Tuvimos un hijo y fuimos a la Patagonia

En el viaje alterno del moribundo
Que ve pasar la muerte quemándole los parpados

Yo cojo mi alma entre mis brazos…

La caricia urgente en mis bolsillos (guerra en Michoacán)

Sígueme en Facebook http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
La caricia urgente en mis bolsillos (guerra en Michoacán)
La revolución de las maquinas-fusiles,
Engranes lubricados con acido y pólvora desmenuzada
Ya no se ocupa la mano del hombre para ejecutar
Algunos disparos caen del cielo, otros emergen del suelo como plantas

Existe un orden religioso en esta guerra
Las balas siguen los sentidos de las calles
Sus encías no muestran ni una esquelética sonrisa piadosa.
Al no tener luces ámbar,
Viajan tangencialmente recorriendo el estado
En busca de esófagos para suicidarse

Michoacán es un tigre cuadripléjico
Hay hombres que encienden sus cigarros con los incendios forestales

Una mujer trigueña frente a mí
Tiene las mejillas enrojecidas pero su piel ligeramente malva
Como las mujeres hermosas del sur del país
Yo tímido ahogo la caricia urgente en mis bolsillos
En ocasiones sorbo el americano que sabe a raíces de selva

Si algo sabe hacer aquí la tierra es café

Miro un grupo de europeos cruzar la plaza
Con sus nikon atadas a los hombros

La mirada de susto les tapiza los poros

A lo lejos semejan una jugada de rugby
Están tan juntos que se tocan

Frente a nosotros
Dos mujeres se besan en la tarde

En un café de Patzcuaro una de ellas
Toma un capuchino natural y se inclina
Para atravesar el redondo de la mesa
Como un viaje longitudinal de estrella en fuga

Las ventanas son parabrisas
Que ponen el pecho ante las balas-gotas regordetas
Cuando las nubes grises escondían
Bajo su falda a ratos la furia descendiente del sol

Un viaje redondo en el arca de Noé

Sígueme en Facebook http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
Un viaje redondo en el arca de Noé
Cielo, danos un incisivo afilado presionando el cuello de la lluvia

Ya perdieron sus migajas todos los rosales y los dientes de leones
Ya no ciegan vagabundos ni vendedores de biblias

Guardaste las tormentas dentro de botellas selladas
Ni una escena escapa de la sequía sin casi evaporarse en sangre de cartón
Derramada en el desierto

Danos un grito de sal en el páncreas, un aullido bajo las sabanas
Danos un grito que traspase murallones, un estornudo concreto
Recio y espeso y con sombras, danos una nube que venga de la luna
Y fornique fumarolas industriales, ya orinaremos lluvia ácida

Danos un viaje redondo en el arca de Noé