Japón

japon
Esta mañana hojeaba un “muy interesante”
revista de sala de espera de doctores.
página treinta y dos un dato habitual:

El setenta y dos por ciento de nuestro cuerpo es agua.

Somos muñecos de charco sostenidos por cuerdas
títeres colgando de las nubes.
Nos vamos secando con cada latido.
Como medusas nos arrastramos por el asfalto hasta secarnos.

Qué porcentaje tan fiel.
entonces mi alma nada en un vaso
y mi corazón es una sirena dentro de una pecera
pero el mar no es azul, somos marea roja
circundando un esqueleto naufrago

En la siguiente página hablan de los japoneses.

Sus ojos son rasgados por que el sol destella inusualmente.

Desconozco tanto de Japón.
Seguiré desconociendo si leo “muy interesante”.
El cien por ciento de sus alrededores rodeados por agua.
En la ilustración hermosas mujeres hincadas comiendo.
Silvestres matorrales de cabello que les escurre.
Seda de un cisne detenido en una casa de papel.
Sus ojos rasgados por el dolor parecen que siempre están llorando,
análogos como pequeñas alpargatas junto a una puerta
mujeres con un llanto seco como el de los gatos.

Palpita en la sirena de mi corazón el sello rojo de su tribu,
yo también tengo los ojos rasgados.
La bandera de Japón es el núcleo de una cultura,
una vagina encendida con fuego,
la huella digital con oleo echa por el falo de buda,
rojo como el telón de la tercera llamada que se alza,
somos una civilización eterna.

Desconocemos tanto de Japón y de nuestro cuerpo,
paso a la página siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s