media botella de whisky

media-botella-de-wiski
Pronto volveré con un psicólogo.
Al letargo de los índices señalándome.
Al sastre de la camisa de fuerza
de manga corta.

Dejare de estar triste.
Bajaré la cremallera del sol
bañando mi cuerpo azul.
Callaré el apagador de las sombras,
abriré mas los ojos
para que el mar choque
contra los abruptos
de mi alma silvestre,
de mi ello coprófago.
Giraré la mano
ocultando los nudillos
con la palma que acaricia.

Dejaré razonar a los espejos.
Pondré mi traje de niño
en los guardarropas penitenciarios.
Los técnicos en psicología
me harán funcional
como un rifle.

Deben mantenernos
como engranes girando,
como moscas que patrullan
haciendo círculos.
Deben hacernos
redondos como el mundo.
Afilar nuestras aristas
hasta hacernos elípticos.

Dejaré los tragos a medias
y algunos amigos de los mejores
borrachos se cansarán de mí.
Jugaré de nuevo a la dinámica
pastoral frente a un matasanos.

Despuesito lavare mi ropa,
comeré a mis horas, haré calistenia.
Malas mujeres que venían
se aburrirán de mis ideas mesuradas.
Dejaré implorar se me venda
vino en las deshoras policiales.

Pero hoy tengo algunas cervezas,
media botella de whisky
y canciones tristes.

Escribiré algunas cosas
que me hagan llorar.
Trabajare en suicidarme
un poco antes del viernes.
Porque volveré con un psicólogo
y dejare de estar tiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s