Cuatro ojos cegados

Cuatro ojos cegados
Lejos del algebra de ambidiestros muñones.
De la promesa postiza del regente diabético.
Del carbón perdido en el rostro de un minero de Abuya.
Del epiléptico dance de un muchacho en el love parade.
Cuatro ojos cegados se miran
desnudos se visten de manos ajenas
tu nuca en el nirvana se hincha
y me aplasta contra la puerta y los muros
me empujan tus dedos de lencería
con su colmena de latidos tambores
y sus uñas de aguijón en la comezón de la sangre
que encajan y mueren
como ballesteros de secesión,
o como alas kamikazes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s