unos violines huastecos

unos violines huastecos
los cigarros vuelven en estampida al bosque
levitando en su alma cenicienta,
nave de neblina enferma de saliva
dejando un alma virgen de alquitrán
tatuada en las urnas de las mesas alcohólicas

todos los ojos son negros y me miran
de una bocina emerge un zumbido de llanta cerca de amputar,
como los radios de los veladores y la guitarra sin dos cuerdas del centinela
un danzón con un eco erosionado surge,
del paladar de unos violines huastecos,

otros ojos negros caminan hacia mí,
soltando al piso dos rodillas desnudas de un brinco,
sus piernas dan la sensación de dos gatos entrelazándose
en un espiral de agua, y sus tacones cuchillas incisivas

se aprieta a mi y sus dientes mulatos traspasan mis ojos
el carmín de su sonrisa se abre de golpe

mi mano sintió las arrugas del vestido púrpura
algunos viejos bailaban con la bragueta abajo
para mantener el corazón en el bajo vientre
asomándose a los ritmos del mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s