la palabra inminente

la palabra inminente
No puedo parar de escribir.
La hoja blanca ciega mis ojos como un eco de eclipse que se desdobla…
y luego;
Se me atraganta la letra en el murmullo, y un cáncer que se organiza como ejercito troyano
ataca con un montón de desorganizadas avispas.
Mi palabra es un tambor que en su cacofonía rima con los tambores nigerianos,
o el silbido del maquinista hinchado de vodka en la Siberia salvaje,
o el grito de una mujer negra de Nueva Orleans en el trance de un blues callejero,
el rosar con el huarache el suelo del indio purépecha en la selva,
el susurro de una flecha perdida en medio del amazonas buscando una muerte donde aterrizar su diente.
El choque de tarros en una taberna céntrica de Dortmund,
las alarmas anti tsunamis en las calles de Tokio.
El sonido del terremoto que diafragma como un instinto soberbio de estallidos,
así la escritura se me viene como un vomito de carbón en el cosmos, la saliva se difumina con la otra en el beso
como una estampida de búfalos en las tierras indias.

La palabra inminente se me cuela por las alcantarillas de mi alma
hasta contaminarlo todo afuera, parques, monumentos, nucas de perros,
tortugas marinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s