La hoja en blanco

la hoja en blanco

tres tazas de café me rodean

como un cumulo de hienas que ríen

se visten del negro que me calza agitando mi corazón con sus sonrisas

hasta empinar mis ojos en todas direcciones de mi casa

estoy tan despierto que podría mirar

el deshielo desaguar como paletas de agua

y caminar en medio del mar resquebrante con suelas de escamas

hasta Groenlandia

y avisar antes de que la ulceración inmaculada

se diluya con el sedimento

y nos llegue hasta los parpados

y todos evolucionemos en cadáveres flotantes.

Salgo y camino algunas cuadras,

autómata desequilibrado que no duda

en disimular el paso cansino

del vientre empastado

del desvelo,

una niña juega con un cachorro en un porche

se me lubrica la mirada tomo reversa

y regreso a casa a enfrentar de nuevo

la hoja en blanco y la nieve y las hienas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s