Los pasantes de la vida

Los pasantes de la vida

Se ven marchar por ahí con sus largas vergas

atadas a los cuellos gordinflones

soltando su tarabilla de invocaciones que nadie conoce

son los lobos con plumaje de gorriones desdentados,

si pueden firmar en el agua es suyo el rio

¡pasantes de la vida!

siempre en defensa por ejemplo de las mareas rojas

y los hijos de sus esqueletos siendo la biblia un diccionario

para delincuentes fundamentales donde juran ante dios

ser buitres vegetarianos, díganme pasantes;

supongo que hubo alguno que pensó en defender a Hitler

y veinte millones de muertos testigos

con ojos de madera asfixiados en sangre a declarar en el pulpito

perpetuamente

 

Abogados; piedras tributarias

con el horizonte al final del encuadernado

de sus estúpidos libros constitucionales

almas con jerga de plomo,

toros con capote y camillas y entre sus pesuñas:

dulces floreros de coronas mortuorias,

reclusos detrás de una tonelada de papel

y signos estupidizantes,

con sus silbatos de mimbre

graznan como puercas al menor embarazo.

 

esta fiebre de alquimistas del cartón sanitario,

enjambre de moscas

con aguijones adheridos con velcro,

siendo sus leyes espejismos

con zapatos de horizonte y escarcela.

 

Y sus barcos anclados en el fondo del océano

respirando el viento del agua

argumentando alguna estupidez

que a nadie le importa,

tan lejos de la poesía estos matarifes

que al mirar al cielo en la noche

no distinguen más que engranes grises

polarizando del vacío de sus ojos

para distinguir mejor la nada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s