Dosis de mutis

Dosis de mutis

Un terrible hálito de nieve;

bajo cero una voz de lluvia

y la tierra que es una hamaca mezquina

invalida se encierra tras los colchones

para que el pedrisco se alimente de sus resortes

y no de la cuadripléjica palabra de dioses disecados,

ultimo grano de azúcar en el gran lago salado

en la noche alumbrada por la sombra

y en el cuello las coronas de espina; centro de agujero negro

vulva que todo lo mastica en la ingesta

parpadeo infinito, adiós de novios, ¡hasta luego!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s