los ecologistas nos hubieran mirado mal

los ecologistas nos hubieran mirado mal

Encendíamos la regadera y esperábamos

el agua caliente

mientras el vapor nublaba

con su vaho nuestros ojos

ya de por si ciegos

 

la era de un cuajo de nudillos

golpeando los polos hasta ahogarnos

en esta jarra de agua y sal,

la guerra en Siberia, los palestinos amordazados.

 

El vapor acariciaba nuestras

aristas más privadas,

y lo que no alcanzaba

a ser cobijado con el aire caliente

usábamos nuestras manos

en el cuerpo del otro

 

empezabas por arrojar la blusa

y dentro de las puertas de vapor

se asomaban esos senos

con encaje de seda,

 

después tu pantalón

y aprovechaba el último tramo

atorado de la mezclilla en tus pantorrillas

para rodearte con mis manos

y morderte la nuca después

de llenarte el cuello de dientes,

 

en ese momento entrabas

suavemente a la tina,

sostenía con una mano tu cabello

y con la otra los senos,

y ya dentro de los hilos del agua

te besaba bajo la lluvia caliente

tomando fuertemente tus nalgas

con todos mis dedos

para evitar que escapasen

 

tirábamos el agua

después de una hora

quizá hora y media

 

los ecologistas nos hubieran mirado mal,

pero que saben los ecologistas

de amar con todos los recursos

del cuerpo y el planeta

Anuncios

2 pensamientos en “los ecologistas nos hubieran mirado mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s