II

¡Caballos salvajes no nos los arrancarán!

se trata de un problema de rodilla arqueada

entrando por el sexo del océano

hasta exprimirlo como a un trapo,

después levanto la vista

y veo los ojos que decían o no decían las palabras

de la voz que el oyó que decía:

si uno no muriera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s