Donde arrancamos las rosas para nuestras mujeres

Donde arrancamos las rosas para nuestras mujeres

Los entresijos dulces regados en los parques

de los ladridos de los damos en estampida,

y su retorno por el resorte de los carmines

a las manos buceando debajo de los corpiños

buscando naufragios de medusas palpitantes,

y el pelo por todos los sitios la mujer es generosa:

se desmenuza para que la música de la testosterona

la haga bailar y sonreír.

Los besos se rechinan en las ventanas del pasto

donde arrancamos las rosas para nuestras mujeres

esos actos que los hombres no concebimos,

el hecho de tragarnos el aguijón de los aviones

dudando a qué hora bajó el verde a las hojas

y podar un bosque para ver brillar a la muchacha,

para ver madurar a la muchacha dentro nuestro

Anuncios

2 pensamientos en “Donde arrancamos las rosas para nuestras mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s