La entraña de la cuidad

Sígueme en Facebook http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
La entraña de la cuidad
Cuando vemos por ejemplo
Las calles de seda desvencijada

Y el tabique cuando libera
Su pájaro rojo que tiñe
La tarde de pastel

Que hace quemar
Nuestros cráneos
Por sus plumas
Y perder la nuca
Al hablarnos el sol al oído

Miramos a los niños pálidos
Como teja blanca corrugada
Por la forzosa dieta
Vender periódicos policiacos

Que se desangran en sus
Propias manos
Donde los fierros retorcidos
Abrazan una mano
Que asoma los huesos

O a una cabeza arrojada
En el césped
Como un balón tirado
A profundidad por la banda

Vemos las cuchilladas
Cristalinas de un amarillo sombrío
Que son las vías
De los trenes oxidados

Que acompañan el carruaje
De un otoño que parece
Siempre primavera
De cerveza oscura

Para cubrir
Con la esquelética tristeza
Las sonrisas de los beodos
Que duermen en las azoteas
De los hormigueros

La entraña de la cuidad
No es en realidad un sujeto

El metal está blando
Como para entregarse
En las manos de un beato
Con el miembro de fuera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s