Las dunas de tu cuerpo son de acero blando

Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
mujeres rebeldes
Conocí a un hombre de izquierda
Que comulgaba café adentro
La estulticia democrática
Que es la supuesta política de este carro fúnebre

Como los linces corren
Debido a sus largas patas levitantes
No hay esquema que corte de tajo las libélulas
Que nacen de contado y crecen sin estupor en los cimientos

Pero las azucenas blancas tienen ese tono de nieve
Que tiene el piso de Groenlandia
Y el color de la muerte es de un rojo sanguíneo

El amor tiene un color más extraño
Es como la unión de todos los colores
Pero su resultado no da ni blanco ni negro

Estamos presos por estos sables de adoquín
Que son el esmalte de una realidad histriónica inexorable
Estamos paralizados ante cualquier desventura
De las muchas deidades que nos sobran

Hambre de olvido esa es la cuestión,
Una soledad desquiciante
Es la envergadura de la libertad penitenciaria

Pero en los riscos de una playa desértica
Las dunas de tu cuerpo son de acero blando

Y en su textura se encuentran
Restos de esqueletos craquelados por la erosión,
Muchos de tus hombres ya han perecido
En estos sitios muchas virginidades perdidas se apilan
Y se integran en una comunión de vino y ostias

Mi única religión es tu cráneo hundido en tu pelo
Mi única piedra labrada por sacerdotes
Son tus redondos pechos marrones

Mi único rezo es la risa que sale de tus dientes
Que se asoman a la guerra en medio
De esa trinchera carnosa que son tus labios

No temo morder el anzuelo de las palabras
No temo exprimir las ideas en un vaso
Semi-lleno de tinta china
No creo en la inspiración ni en los ángeles de cera
Que merodean los parques de nuestro sombrero

Anuncios