La mujer que tenía dos cebras como nalgas

Mira el video del poema: http://youtu.be/a14d5Dxef94
Sígueme en Facebook: http://www.facebook.com/#!/cesar.sanchezazueta.9
La mujer que tenia dos cebras como nalgas
En el verano de dos mi ocho
El mar abierto en Ocotlán era de un color
entre un azul cobalto y azafrán

Las gaviotas eran pequeñas manadas de puños disparados
Que tragaban el horizonte en cada graznido

Las olas eran altas y golpeaban la playa
Con asimétricas nubes de espuma blanca

Dejando en la costa restos del esqueleto del mar

Caparazones oxidados de tortuga marina verde,
Jaibas destripadas, fósiles de carpas cabezonas
Y redes de pescadores ennegrecidas

El sol era un sombrero blanco
Que parecía que te respiraba en el oído

El calor era tan intenso que la piel se enrojecía
Con solo unos minutos de exposición

Las chicas corrían por la arena
Haciendo rebotar sus núbiles senos
Escondidos detrás de sus corpiños

Pero a mí me gustaba Fabiola

No era la más hermosa
Pero destilaba fuego de sus poros

Sus nalgas semidesnudas eran
Como dos cebras corriendo por la playa

La habría fecundado con una simple mirada contemplativa
El blanco de sus ojos era de semen de grenetina encapsulada

Y en mi visión un ovulo parpadeante
Le miraba las tetas color arena que brincaban
De un lado a otro
Mientras yo trataba de intercambiar miradas con sus pezones

Aquella noche Fabiola se desnudó en mi cama
Y la mordí con grandes dientes desesperados,
Con furia de hambriento pico de rapiña

Ella gemía estremeciéndose mientras las estrellas
Se colaban por un hueco de la alcohoba

Sus pechos desnudos aun brincaban de un lado a otro
Pero con los pezones cegados por las palmas de mis manos

Su entrepierna era tan húmeda que tenía miedo
Que naciera un nuevo rio en la costa

Así que puse mis dedos en su caliente baba para tapar las fugas
Y evitar ser arrojado al océano

Ella graznaba como las gaviotas de la mañana
Mientras sus carnes bailaban descontroladamente

Y sus dedos al aire
Y su beso de medusa en mi boca
De carnada roja

Anuncios

Un pensamiento en “La mujer que tenía dos cebras como nalgas

  1. Y las otras chicas de la playa se convirtieron en arena,
    del celo que representa no ser elegidas,
    y las gaviotas gritaban infames
    que la arena nueva era intrusa del orgasmo de Fabiola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s