El poeta tampoco soy yo


Hay un poeta que me está

Doblando las rodillas.

Su boca es del material

De las espinas

Entra por mis poros

Y besa con su lengua

Mis entrañas

Luego,

Un brusco diástole le entrega

Mi corazón en sus manos

Y el lo amamanta

Con sus pechos de seda.

En ese instante

Mi mente no lubrica

Una suma, ni una resta.

Soy tan tonto

Que me alburean

Los grillos

Con su canto,

Mi alma no está en tierra

Sino buscando

En la garganta de los dioses

Inertes

Sus piedras filosofales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s